Herklin

El sabor preferido de los piojos está en tu hijo ¿Sabes por qué?

El sabor preferido de los piojos está en tu hijo ¿Sabes por qué?

Los piojos son insectos hematófagos, esto quiere decir que únicamente se alimentan de la sangre de la cabeza de tu pequeño, son como unos diminutos vampiros que aprovechan la menor oportunidad para infiltrarse en su pelo y así comenzar a comer y reproducirse. Cada piojo come entre tres y cuatro veces al día, aproximadamente 30 minutos en total, y aunque nadie está a salvo de contagiarse de ellos, estos especiales animalitos prefieren alimentarse más de un tipo de sangre que de otra.

Todo comienza con el pH de nuestro cuerpo, el potencial hidrógeno o pH es la medida de acidez o alcalinidad que una solución acuosa tiene, el rango de medición va del cero al catorce, en donde el 0 es la escala más ácida y el 14, la más alcalina.

El pH en la sangre oscila entre los 7 y 7.3 grados, a diferencia de otras sustancias como el jugo de limón que está entre los 2 y 3 grados de acidez o la leche de magnesia que está entre los 10 y 11 grados alcalinos, en comparación con estas y otras sustancias la sangre se mantiene neutra.

¿Por qué los piojos prefieren la sangre de mi pequeño?

Ahora que recordamos nuestras clases de secundaria, es más fácil entender por qué estos bichos prefieren la sangre de los niños, la respuesta es porque los niños, sobre todo los bebés, no han desarrollado por completo una capa ácida que protege su piel y por consecuencia su sangre es ligeramente más alcalina que la de los adultos, esta diferencia no es grande para nosotros, pero en los piojos genera un “regocijo a su paladar”.

Con el tiempo y la alimentación el pH se modifica y el contagio de piojos se dificulta, pero si aún tienes pequeños en casa, el Kit de Herklin es el indicado para ti, ya que cuenta con un shampoo que elimina los piojos, el peine lendrera que acaba con el 100% de las liendres y el spray repelente que ayuda a que los piojos no lleguen a la cabeza de tu pequeño, recuerda Herklin es tu solución.

Testimoniales