Educación y recomendaciones sobre piojos

Los piojos son pequeños insectos que viven en la cabeza de las personas. Los piojos adultos tienen el tamaño de una  semilla de ajonjolí. Los huevos, llamados liendres, son incluso más pequeños. Los piojos y las liendres se encuentran en la piel cabelluda, con mayor frecuencia en el cuello y detrás de las orejas.


Los piojos son parásitos y necesitan alimentarse de sangre humana para sobrevivir. Los piojos de la cabeza son uno de los tres tipos de piojos que viven en humanos, los otros dos tipos son piojos del cuerpo y ladillas. Cada tipo de piojo es diferente, e infectarse de un tipo no significa que se contagiará con otro.


Los piojos se mueven arrastrándose, porque no pueden saltar ni volar. Se contagian a través del contacto cercano de persona a persona.


En la mayoría de los casos, los piojos afectan a niños y sus familias. Esto se debe a que los niños pequeños a menudo juntan sus cabezas mientras juegan.


Los síntomas de una infestación de piojos son:


  1. Sensación de cosquilleo en la cabeza
  2. Comezón frecuente, que es causada por una reacción alérgica a las picaduras
  3. Llagas por rascarse. A veces las llagas pueden infectarse con bacterias
  4. Problemas para dormir, porque los piojos son más activos en la oscuridad

Recomendaciones

En la Casa

Recomendaciones en Casa Herklin

Al detectar el problema en casa, comunicar inmediatamente a los maestros responsables del niño.

Realizar una revisión de los demás integrantes de la familia o personas que hayan estado en contacto con el niño afectado.

Realizar el tratamiento adecuado únicamente a las personas con infestación activa

Lavar la ropa con agua caliente (a unos 50°C es suficiente) durante 30 minutos almohadas, sábanas y otras prendas que hayan estado en contacto con el cabello antes del tratamiento.

Lo que no pueda limpiarse puede ponerse en una bolsa de plástico durante dos semanas.

Prendas que no puedan ser lavadas en casa se pueden limpiar en la tintorería.

No se debe tratar a gatos, perros u otros animales domésticos, ellos no contraen piojos.

Las sillas y sofás no necesitan lavarse, si acaso sólo aspirarlos.

Los peines y cepillos pueden limpiarse con agua caliente o alcohol.

Realizar revisiones periódicas de la cabeza, principalmente detrás de las orejas y en la nuca.

Incrementar la frecuencia del lavado de manos para evitar contagios.

Evitar compartir peines, cepillos, diademas y demás utensilios utilizados en los procesos de peinado.




En la Escuela

Recomendaciones en Escuela Herklin

Educar a nuestros niños para evitar que intercambien prendas u objetos que se usen en la cabeza.

Evitar que se compartan sacos de dormir, almohadas etc. En reuniones o campamentos de verano.

Realizar campañas de educación sanitaria a padres y maestros.

Se aconseja los niños llevar el cabello corto y las niñas recogido, aunque no impide el contagio, disminuye la probabilidad

Comunicar a los padres de niños que hayan estado en contacto con el niño afectado.

No necesita dejar de ir a la escuela si ya se inicio el tratamiento adecuado.

Vigilar que, tras el tratamiento, el comportamiento de rascado signos de infestación hayan desaparecido, (en algunos el comezón puede persistir tras la eliminación)

No es necesario ni conveniente realizar tratamientos con insecticidas en las aulas u otras estancias del centro escolar.